29 abr. 2010

MI CASA



"El hombre busca un hogar, como el hogar busca a un hombre. Y no han notado que la búsqueda los ha unido.
Camino por sinuosos senderos, seguro de que no volveré sobre mis pasos. Mi casa se queda atrás; ambos estamos tristes porque ella no puede caminar
La teja, finalmente, no soportando más el abandono, se deja morir. Todavía no llega al fondo del trágico vacío de su muerte, cuando se halla resucitada en las manos de un niño.

De pronto, sentí la humedad bajo mis ojos, la tristeza y el llanto, me asomé por la ventana, y la vi ahí, siempre con las luces apagadas. Fui, entré en ella, como si la misma casa contestara suplicando: ?no me dejes sola. Puedo entenderla. Yo sola, necesito de los demás, quisiera consolarla, tal vez dejar un poco de mí, en mi soledad acompañarme con ella, y así, yo acompañarla en su soledad.
Pobre casa que en su fealdad abandonada recorre su ser con melancolía. Pobre del hombre que la busca sin encontrarla, con el alma llena de tristeza.

Casa: vida del hombre. Tumba: muerte del hombre
A veces, esperar con las puertas abiertas no es suficiente; siempre hace falta alguien que acompañe a alguien.
Quiero habitar un poema que me resguarde del viento.

Una casa no es sólo una construcción de ladrillos; es un lugar donde habrá vida mientras el hombre exista.

La casa... por toda esa espera. La casa, que una vez también fue compás de espera. En la casa esperé a mi madre muchas tardes enteras, me visitaron los mejores amigos y platicamos; en la casa, cumplí penitencias y no fui a las fiestas; esperé a que el amante llegara. Ahora, que no hay donde esperar, no me queda más que viajar "
 
Ahora que estoy de obras en casa... se me vino este fragmento a la cabeza, que leí hace un tiempo. Que cierto es que la casa está llena de recuerdos, pero que en ocasiones muy vacía. Que aprendes a conocer el eco, cuando esa casa está vacía sin muebles que la compongan y curioso, en el momento que deja de estarlo, se vuelve más cálida, el silencio, parece que desaparece y la casa, envejece con nosotros.

26 abr. 2010

ESTE BLOG


Mi blog, no es un gran blog... no tiene grandes escritos, ni cosas importantes para los demás... es un cúmulo de palabras con gran desbarajuste, sin principio ni fin... pero como bien indica el título del blog, son pensamientos interiores... llevados a palabra, quizás solo entendidos por mi, pero conforme voy escribiendo se agolpan en mi mente... lo próximo es aprender a plasmar esos pensamientos en palabras, pero quizás el día que lo haga, deje de ser yo.

Soy una persona movida, por los sentimientos, las sensaciones. Un poco dubitativa, para la toma de decisiones y he de ver las cosas muy claras para lanzarme sobre ellas y ponerlas en vigor. Pero vuelvo a ser yo... y he notado que cuando intento cambiarlo, dejo de ser la persona que soy. Me cuesta enfrentarme a nuevos retos, soy persona lineal, pero una vez metida en medio "del ajo", no hay quien me detenga.

23 abr. 2010

EL SEXO DE LOS ANGELES


Una de las más lamentables carencias de información que han padecido los hombres y mujeres de todas las épocas, se relaciona con el sexo de los ángeles. El dato, nunca confirmado, de que los ángeles no hacen el amor, quizá signifique que no lo hacen de la misma manera que los mortales. 

Otra versión, tampoco confirmada pero más verosímil, sugiere que si bien los ángeles no hacen el amor con sus cuerpos (por la mera razón de que carecen de los mismos) lo celebran en cambio con palabras, vale decir con las adecuadas.

Así, cada vez que Angel y Angela se encuentran en el cruce de dos transparencias, empiezan por mirarse, seducirse y tentarse mediante el intercambio de miradas que, por supuesto, son angelicales.


Y si Angel, para abrir el fuego, dice: "Semilla", Angela, para atizarlo, responde: "Surco". El dice: "Alud" y ella, tiernamente: "Abismo".

Las palabras se cruzan, vertiginosas como meteoritos o acariciantes como copos.
Angel dice: "Madero". Y Angela: "Caverna".

Aletean por ahí un Angel de la Guarda, misógino y silente, y un Angel de la Muerte, viudo y tenebroso. Pero el par amatorio no se interrumpe, sigue silabeando su amor.

El dice: "Manantial". Y ella: "Cuenca".

Las sílabas se impregnan de rocío y, aquí y allá, entre cristales de nieve, circulan el aire y su expectativa.
Angel dice: "Estoque", y Angela, radiante: "Herida". El dice: "Tañido", y ella: "Rebato".

Y en el preciso instante del orgasmo ultraterreno, los cirros y los cúmulos, los estratos y nimbos, se estremecen, tremolan, estallan, y el amor de los ángeles llueve copiosamente sobre el mundo


22 abr. 2010

EL INSECTO


De tus caderas a tus pies
quiero hacer un largo viaje.
Soy más pequeño que un insecto.
Voy por estas colinas,
son de color de avena,
tienen delgadas huellas
que sólo yo conozco,
centímetros quemados,
pálidas perspectivas.
Aquí hay una montaña.
No saldré nunca de ella.
¡Oh qué musgo gigante!
¡ Y un cráter, una rosa
de fuego humedecido!
Por las piernas desciendo
hilando una espiral
o durmiendo en el viaje
y llego a tus rodillas
de redonda dureza
como a las cimas duras
de un claro continente.
Hacia tus pies resbalo,
a las ocho aberturas,
de tus dedos agudos,
lentos, peninsulares,
y de ellos el vacío
de la sábana blanca
caigo, buscando ciego
y hambriento tu contorno
de vasija quemante!

Pablo Neruda